domingo, 5 de julio de 2009

ACTUACIÓN DEL ESCOLTA EN LA PROTECCIÓN DE VICTIMAS DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO

ACTUACIÓN DEL ESCOLTA EN LA PROTECCIÓN DE VICTIMAS DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO

El escolta cuenta con una ineludible ventaja en cuanto a la protección de mujeres maltratadas se refiere, que es el conoci­miento del agresor, tanto físico como de su perfil criminológico, suponiendo que tal información se le haya hecho llegar por los servicios competentes.

Basándose en ese conocimiento, podrá prever las re­acciones de aquel anticipándose y estableciendo un método de trabajo eficaz, lo que, sin embargo, no eliminará por com­pleto la amenaza, ya que pueden produ­cirse situaciones en las que aquel cuente, para llevar a cabo sus propósitos, con au­xilio de otras personas no conocidas por el servicio de seguridad o la víctima.

Para evitar esto en lo posible, el es­colta deberá mostrar un "perfil bajo", no marcando excesivamente su presencia en torno a la protegida y desarrollando, por el contrario, habilidades de observa­ción periférica tendentes a identificar la presencia del agresor en el entorno de la víctima.

Cobran especial importancia aquí las contravigilancias en los alrede­dores del domicilio, lugar de trabajo o cualesquiera otros frecuentados habitualmente por su protegida.

En otras palabras, tratará de ver antes de ser visto, poniendo inmediatamente en conoci­miento de la policía la presencia del maltratador en las cercanías e informando, si ese es el caso, de que han sido quebrantadas las medidas de alejamiento.

No es adecuado buscar un efecto intimidatorio sobre personas que, en un es­tado a veces próximo a la locura, pueden reaccionar optando por la agresión, in­cluso con desprecio de la propia vida, lo que les convierte en delincuentes peli­grosísimos. De hecho, muchos de estos individuos se suicidan una vez cometidas las agresiones.

LA PROTECCIÓN ESTATICA

El dispositivo de protección estática a implementar pasa por dos puntos cardina­les: el domicilio de la víctima y su lugar de trabajo.
Es conveniente en ambos casos realizar una observación de accesos a los mismos desde una distancia y ubicación media, no demasiado cercana. De este modo, se consigue detectar más fácilmen­te el acercamiento del maltratador que pretenda acceder a los mismos o entablar contacto con la protegida.

Si ello se pro­duce, la pauta de actuación correcta será:
  • Avisar telefónicamente a la pro­tegida para que cierre los acce­sos con llave y esté prevenida.
  • Avisar a la policía para el envío de refuerzos al lugar.
  • Solo como último recurso,intervenir procediendo a inter­ceptar al individuo; ya que si el escolta es neutralizado en esta confrontación, su protegida será totalmente vulnerable.

LA PROTECCIÓN DINÁMICA
  • Debemos establecerse una burbuja de se­guridad alrededor del protegido que le libre de la posible amenaza.
  • La forma de ejecutar este tipo de protección dependerá muchísimo del perfil conocido del agresor, de la violencia con la que pueda estimarse que es capaz de actuar y de otros condicionantes.
  • Los desplazamientos de la protegida se realizarán de la forma en que se viene haciendo en las protecciones personales convencionales: el escolta se situará unos pa­sos por detrás de la protegida y a su derecha, se adelantará en los pasos de puertas, ecaleras, esquinas, etc, variara las posiciones según el es­cenario, etc...
  • Siempre se prestará especial atención al es­tudio visual ampliado de la zona al objeto de descubrir con la suficiente antelación una posible intromisión del maltratador en las proximidades de la mujer objeto de protección.
  • En los desplazamientos lo más importante es la neutralización inmediata de la agresión si se produjese, lo que implica inevitable­mente cercanía respecto de la protegida.

Finalmente es obligado señalar que debido a la novedad que supone este tipo de servicios, aún no hay elementos suficientes para efectuar una análisis sistemático que permita establecer pautas de trabajo.

A medida que estos servicios vayan implantándose en el mercado y mediante el análisis de datos y situaciones, y la experiencia de errores cometidos en las intervenciones,podrán establecerse cuales son los mejores procedimientos para ejecutar estos operativos con la eficacia que requieren.