domingo, 16 de octubre de 2011

La epidemia de los ERE contagia a CEOE, Cámaras y sindicatos


 La epidemia de la crisis, que empieza a revestir carácter de pandemia, ha tocado ya a los agentes sociales. CEOE, Cámaras de Comercio, organizaciones de autónomos y algunos sindicatos se enfrentan a planes drásticos de ajuste para mantener sus estructuras organizativas y los servicios que prestan a sus asociados.

El más sonado, por importancia social, es el de la patronal. Una reestructuración que anunció el propio Juan Rosell desde el mismo momento en que accedió a la presidencia de la organización empresarial y que "tiene el principio de austeridad como bandera".

Austeridad, recorte de gasto y rejuvenecimiento para dotar a CEOE de "más cerebro y menos músculo", como gusta de decir Rosell. El primer paso fue reducir de 21 a 9 el número de vicepresidencias, después se decidió la creación de dos vicesecretarías generales para Alberto Nadal y José Isaías Rodríguez. Y ahora queda lo más difícil: el ajuste de la plantilla, incluyendo a varios altos directivos.

Fuentes de la patronal apuntan que la reducción de plantilla afectaría a unas 60 personas, para conseguir un ahorro superior a dos millones de euros. En principio, la idea de la dirección de CEOE es no recurrir a la formula del Expediente de Regulación de Empleo (ERE), sino plantear jubilaciones anticipadas y bajas voluntarias con incentivos para que los acogidos se conviertan en autónomos.

La idea inicial de Rosell era haber comenzado la reestructuración después de las vacaciones de verano, pero ha tenido que posponerla por falta de dinero para pagar las indemnizaciones. Y, aunque el pasado viernes, durante la fiesta anual de Fomento del Trabajo reiteró que "sigue siendo una prioridad", lo cierto que es, por ahora, está sin fecha por dicha falta de recursos.

Cámaras de comercio

En las misma línea, las Cámaras de Comercio también han iniciado sus planes de ajuste y de reducción de personal.

Un plan que, en principio, en el Consejo Superior de Cámaras tampoco quieren recurrir al ERE, por lo que desde la dirección se ha presentado a la plantilla un plan voluntario de bajas incentivadas, con una indemnización de 45 días por año. El plazo que tienen los trabajadores para apuntarse finaliza el próximo día 31 de este mes de octubre y en caso de que las bajas voluntarias no sean suficientes, la dirección, que encabeza ahora Manuel Teruel, se verá obligada a presentar el procedente Expediente de Regulación de Empleo.

La desaparición del recurso cameral, principal fuente de financiación de las Cámaras, ha sido el desencadenante de los despidos camerales. La pionera fue la Cámara de Barcelona, que presentó a finales de junio un ERE para despedir a 53 empleados y previamente prejubiló a otras 30 personas. Y tan sólo un mes después, la Cámara de Madrid amenazó con la presentación de un ERE para despedir al 25 por ciento de su plantilla, conformada por 300 personas. Desde esa fecha se han producido 38 bajas pactadas y la salida de 11 personas con contratos temporales.

Rescisiones en UGT

Pero la necesidad de adelgazar los costes no sólo ha llegado a las organizaciones de empresarios. También las asociaciones de trabajadores autónomos han tenido que apretarse el cinturón, aunque respetando al máximo las plantillas.

Así, la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), que preside Lorenzo Amor, aprobó hace unos meses una reducción salarial que afectó sólo al equipo directivo. Reducción salarial que consistió en la supresión de dos pagas extraordinarias para una docena de personas.

También en la otra gran asociación de autoempleados, la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (Upta), vinculada a la UGT, se ha visto obligada a reducir costes y a suspender algunos contratos temporales vinculados a programas concretos, con los que se negociará que puedan acogerse a la prestación por desempleo. "No serán más de cinco o seis", asegura Sebastián Reyna, secretario general de Upta, quien matiza que, curiosamente, la afiliación ha subido en estos últimos meses, pero "como la mayoría de nuestros afiliados también en la organización nos vemos afectados por problemas de liquidez".

Una situación similar a la de Upta se está produciendo también en algunas federaciones de la Unión General de Trabajadores, en las que se ha empezado ya a rescindir contratos temporales de obra y servicio ante los problemas existentes en la liquidación de cuotas.

Concretamente, el pasado día 4 de octubre UGT Castilla-La Mancha presentaba ante la autoridad laboral un ERE por "causas organizativas, técnicas y de producción", que afecta a 16 trabajadores del total de su plantilla en la región, de ellos seis en Albacete.


www.agentesdeseguridadprivada.com