domingo, 18 de marzo de 2012

Las empresas que contrataron a los vigilantes de seguridad falsos podrían ser hasta cerradas

Las empresas que contrataron a los vigilantes de seguridad falsos podrían ser hasta cerradas


Ampliar esta imagen.

Foto: Vigilantes de seguridad privada.


Las empresas de seguridad privada deben cotejar los datos de los vigilantes que contratan con la Policía, que los tiene en un archivo, ya que es el organismo que homologa y autoriza los cursos. A tenor del engaño -por el que 55 falsos vigilantes fueron detenidos- no lo hicieron, y ahora se podrían enfrentar a sanciones muy duras que podrían llegar al cierre.

Qué.es 15 de marzo de 2012
Escoltas, vigilantes de explosivos y hasta responsables de la seguridad en una central nuclear. Cincuenta y cinco 'farsantes' estaban al mando de estas y otras enormes responsabilidades sin tener licencia para ello. Algunos, incluso, contaban con antecedentes delictivos. La Policía Nacional terminó ayer con la mentira, con la detención de estos vigilantes de seguridad 'de pega'.

Todos ellos habían falsificado su licencia -llamada TIP- para ser contratados por empresas de seguridad privada. Esta licencia se consigue tras superar un curso homologado por la Policía Nacional y por la Guardia Civil; curso que los vigilantes falsos nunca hicieron, sino que compraron sus títulos por unos 600 euros. Sin los conocimientos necesarios, cinco de ellos fueron destinados a labores de vigilantes de explosivos, cuatro eran escoltas privados y el resto estaba en puntos tan sensibles como la central nuclear de Almaraz, en Cáceres, las obras del AVE o canteras de explosivos. «En ningún momento se produjo una situación comprometida», explicó ayer el comisario jefe de la Unidad Central de Seguridad Privada de la Policía, Esteban Gándara

Sanciones muy duras.

Fernando Dalmau, director de Seguridad y presidente del Sindicato de Seguridad Privada, explica que «las empresas deben comprobar los datos de sus vigilantes, que están en los archivos de la Policía. No lo hicieron, y esto les va a suponer una sanción muy dura, que incluso podría llegar al cierre».

Es un caso aislado.

Desde la Policía Nacional han querido dejar claro que el sector de la seguridad privada -donde actualmente trabajan unas 125.000 personas- «es muy sano» y que este caso «es aislado».Fernando Dalmau explica que «se trata de gente muy preparada, que pasa cursos con materias homologadas por la Policía». Tras este curso, los vigilantes de seguridad se pueden especializar, y ejercer como vigilantes de materias peligrosas, de aeropuertos, de explosivos o de transportes. Además, los vigilantes se dividen en dos tipos: con arma o sin arma. Es la delegación del Gobierno de cada Comunidad Autónoma la que asigna en qué tareas un vigilante debe llevar pistola, por lo que varía de un sitio a otro.

http://www.que.es/ultimas-noticias/espana/201203151936-empresas-contrataron-vigilantes-seguridad-falsos-cont.html