jueves, 24 de mayo de 2012

La reforma laboral se aprueba en el Congreso con el rechazo de todos los partidos menos CiU

Todos los grupos parlamentarios de la oposición,salvo CiU, han rechazado el proyecto de ley de la reforma laboral y la mayoría de las enmiendas que se ha introducido en el texto.

La portavoz del Grupo Socialista, Concha Gutiérrez, ha dicho que no le gusta el proyecto de ley y parafraseando a Miguel de Unamuno, le ha advertido al PP de que podrá ganar con sus votos pero no convencer. También ha puesto en duda la capacidad de negociación de la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, quien había dicho que iba a negociar hasta la extenuación, algo que en opinión de la socialista no ha hecho.

El ex ministro de Trabajo y diputado del PSOE Jesús Caldera ha dicho que el contrato para emprendedores supone una "mala señal" de incentivos económicos porque moviliza recursos "pero sin nada a cambio".

En este sentido, ha señalado que la empresa que lo recibe puede estar destruyendo empleo mientras cobra por contratar a un trabajador sin ofrecer garantía de estabilidad. En su opinión la reforma no ayuda a cambiar el modelo productivo ni a crear empleo, y supondrá una caída de salarios y de recaudación del Estado.

El portavoz de CiU, Carles Campuzano, ha dicho que lo pactado con el PP mejora sustancialmente lo aprobado por el Gobierno y no puede ser interpretado como algo regresivo para los trabajadores. A su juicio se introduce racionalidad en el despido colectivo y se aprueban bonificaciones para los fijos discontinuos en la hostelería y el comercio.

El portavoz de Izquierda Plural Joan Coscubiela ha denunciado que lo que pretende el Gobierno es desregular las relaciones laborales, que el despido deje de ser causal y quede en manos del empresario y privatizar los servicios públicos de empleo.

Para el portavoz del PNV Emilio Olabarría hoy es "un mal día para el estado de bienestar" y ha destacado que con la reforma aumentan los contratos formativos, "que será la fórmula ordinaria para los pocos que accedan al empleo".

Desde UPyD, su portavoz, Álvaro Anchuelo, se ha mostrado a favor de una reforma laboral, pero distinta a la del PP porque considera que hace más precario el mercado de trabajo, aumenta la temporalidad y se añade el contrato de formación y otro "falso indefinido" con un año de periodo de prueba.

En nombre del Grupo Mixto, Uxue Barkos ha criticado el procedimiento para la aprobación del texto, ya que el PP ha ofrecido un texto con 26 enmiendas transaccionales "voluminoso" que los grupos no conocían y que suponen un cambio sustancial del texto del decreto ley.

Para la diputada del BNG Olaia Fernández, una reforma de tal calibre exige mayor rigor y reflexión y ha afirmado que tras su entrada en vigor ha crecido más el paro. En cuanto al contrato para emprendedores, lo ha calificado como la "aplicación del despido libre y gratuito".

Rafael Lareina, portavoz de Amaiur, ha criticado que la reforma no responda a la realidad de la crisis económica y que en vez de fomentar la economía productiva "navega en el ámbito de la especulación del mercado laboral", que se unirá así a la inmobiliaria y financiera que han caracterizado el país.

FUENTE: http://www.lavanguardia.com/politica/20120524/54298240391/reforma-laboral-aprueba-congreso-rechazo-todos-partidos-menos-ciu.html