martes, 21 de agosto de 2012

Detenido por irrumpir en un quirófano y amenazar al personal sanitario y enfrentarse al vigilante de seguridad


Un joven ha sido detenido por irrumpir en un quirófano del Hospital Materno Infantil y, presuntamente, amenazar al personal sanitario que atendía a su hija, que tiene cuatro años. La Policía Nacional también imputó a la madre de la menor por los mismos hechos.
El suceso ocurrió hace unos días en urgencias del área de pediatría, adonde habían acudido los padres de la pequeña, que había sufrido un corte. Tras hacerle una primera cura, los médicos decidieron que la niña pasara a quirófano para someterla a una pequeña intervención con el fin de que le suturaran la herida, según informaron fuentes cercanas al caso.
Para ello, hubo que sujetar a la menor con unas correas con el fin de evitar que se moviese, dado el estado de nerviosismo en que se encontraba. La niña comenzó a gritar y a llorar, por lo que los padres, que esperaban fuera, intentaron entrar en el quirófano para acompañarla.
Amenazas
Entonces, un empleado de seguridad del hospital les explicó que no podían pasar. Al parecer, el padre apartó al vigilante, irrumpió en el quirófano y supuestamente amenazó a la doctora y a la enfermera que asistían a la pequeña, a las que, según las fuentes consultadas, les habría dicho: «Como hagáis algo a mi hija cojo unas tijeras y os mato».
Los progenitores permanecieron en la sala de operaciones mientras el personal sanitario terminaba de atender a la menor. Una vez finalizada la cura, los padres se marcharon del área de pediatría. Cuando pretendían abandonar el hospital, se encontraron con una unidad del Cuerpo Nacional de Policía, que había sido avisada desde el centro sanitario de la situación que se estaba produciendo en el quirófano.
Tras entrevistarse con todos los implicados, los agentes procedieron a la detención del padre de la menor, un joven de unos 25 años, acusado de un presunto delito de amenazas. Los funcionarios imputaron también a la madre, a la que dejaron a cargo de la niña.
A raíz del incidente, el Hospital Materno Infantil ha intensificado la vigilancia en este área de urgencias con una mayor presencia física por parte del personal de seguridad. Fuentes del centro sanitario confirmaron el suceso y detallaron que los guardas han incrementado la frecuencia con la que pasan por esta zona en sus rondas habituales y han reforzado el control en las puertas de acceso a los quirófanos.