domingo, 12 de junio de 2011

Casesa amplía capital para comprar otros grupos de seguridad

La empresa controlada por el fondo Baring se refuerza con 17 millones para crecer en un sector en proceso de consolidación por la crisis
Castellana de Seguridad (Casesa), quinto grupo de seguridad del país, busca adquisiciones para ganar cuota de mercado en España
La empresa controlada por el fondo español Baring ha ampliado capital en 17 millones de euros para financiar su crecimiento y dar el salto para convertirse en la tercera empresa del sector, por detrás de Prosegur y Securitas “Buscamos empresas que ganen dinero y que no estén apalancadas, no nos importa la zona geográfica”, dice Pedro Luis Navarro, consejero delegado del grupo.

La bajada de precios que sufre el sector está llevando a las empresas a estudiar la posibilidad de integrarse en grupos mayores, a juicio de Javier García Saldaña, accionista fundador de Casesa y director general.
La empresa acaba de firmar un contrato valorado en cinco millones de euros para proveer servicios de seguridad al Ministerio de Defensa y ha ampliado un acuerdo con Eroski para dar servicios de seguridad al grupo de distribución alimentaria en Murcia, Almería, Málaga. Madrid, Tarragona, convirtiéndose en proveedor de referencia en estas zonas.

Ventas en 2010


Casesa elevó un 9,5% sus ventas en 2010, hasta 140 millones de euros. La compañía está participada por Baring (62%), Javier García Saldaña (33%) y el equipo directivo (5%). En relación con los cambios normativos que está acometiendo el Gobierno, Casesa pide una mayor flexibilidad del marco laboral y un descenso de la morosidad de las administraciones públicas.
“El periodo medio de cobro ha pasado a ser de 360 a 400 días”, asegura Pedro Navarro, exgestor de la empresa de limpiezas Única (hoy en manos de la multinacional danesa ISS), que prevé un ejercicio 2011 duro para la industria por el ajuste presupuestario público. Pese a este panorama, la responsabilidad del sector aumenta. “Estamos realizando tareas de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado por la falta de convocatorias de nuevas plazas por la crisis”, sostiene García Saldaña.
Casesa, que cuenta con 4.500 empleados y tiene una cuota importante entre los escoltas que protegen a ciudadanos amenazados por el terrorismo en el País Vasco, dice no estar interesado en la posible venta de Segur Ibérica, cuarto mayor operador del sector, que los fondos Corpfin, MCH y N+1 podrían vender en los próximos meses.

FUENTE:

http://www.agentesdeseguridadprivada.com