jueves, 3 de noviembre de 2011

Vigilantes jurados colaboran en el 60% de los hurtos investigados y resueltos


La vigilancia privada se ha convertido en un complemento imprescindible para la seguridad pública.Mil trabajadores ejercen en estos momentos en toda la provincia de Granada frente a los 1.963 guardias civiles y los 1.200 policías nacionales que desarrollan su labor en Granada.

El jefe superior de Policía de Andalucía oriental, PedroLuis Mélida, lo dijo ayer durante la entrega de reconocimientos a los vigilantes jurados de las distintas empresas operativas en esta provincia. «Hoy por hoy son fundamentales, forman parte de un servicio complementario para la seguridad pública», dijo ayer.Tanto es así que la colaboración entre Policía Nacional y estos agentes de seguridad privados ha sido fundamental para esclarecer en torno al 60% de los hurtos denunciados, según comunicó ayer el jefe de la unidad territorial de Seguridad Privada de Policía Nacional. Son los hurtos precisamente los responsables de acumular más denuncias en las dependencias policiales. «La mayor implantación de los vigilantes jurados en los centros comerciales nos permite ser avisados cuando hay algún hurto importante, ellos disponen de tres teléfonos gratuitos para conectar con Policía Nacional».

Las empresas de seguridad privada disponen de un millar de trabajadores en esta provincia, pero hay cuatro mil personas más con licencia para ejercer funciones de vigilante de seguridad. «La crisis ha mermado el ámbito de la seguridad privada. En los dos últimos años la disminución de la demanda de nuestros servicios ha sido notable, cercana al 10% , situación que ha generado no pocas dificultades a las empresas. La previsión de 2011 ha caído en los primeros meses del año, esperamos que en estos últimos meses, al menos, se detenga la pérdida de trabajo», explicaJoaquínCaballero Jiménez, director comercial de Securitas en la provincia de Granada. Pese a la actual crisis, el sector ha crecido en los últimos cinco años en torno un 20%, según datos facilitados por Securitas, una de las empresas con más implantación en este país.

Policía Nacional es la responsable de controlar las cinco mil licencias de vigilantes de seguridad de Granada, también las más de cinco mil cámaras de vigilancia instaladas en centros comerciales y otros locales. «Todas aquellas licencias de vigilantes de seguridad cuyos propietarios llevan dos años de inactividad necesitan pasar unas pruebas para renovarla», una tarea más de esta unidad policial.

Dos millones de euros

En estos momentos, la provincia de Granada dispone de 35 empresas de seguridad privada que pueden generar, según Securitas, un movimiento económico de dos millones de euros. «Somos muy conscientes de los buenos resultados logrados gracias a la vigilancia privada y les ruego que sigan aportando la máxima colaboración con las fuerzas de seguridad», señaló el subdelegado del Gobierno, AntonioCruz, durante el acto de entrega de las distinciones honoríficas.

La seguridad se ha convertido en una necesidad, una preocupación que alimenta a numerosas empresas implantadas en la geografía granadina. Los robos en viviendas y empresas y el ingenio de los ‘cacos’ han lanzado a la rentabilidad a las empresas dedicadas a la seguridad privada. Mantener a salvo la casa o la caja fuerte suponen una inversión que puede rondar los 3.000 euros de media.

PedroLuis Mélida lo dejó ayer suficientemente claro: «para colaborar contra el delito, la unión hace la fuerza y los vigilantes de seguridad son imprescindibles en esta estrategia de colaboración con la Policía Nacional». Más de 20 vigilantes de seguridad fueron ayer distinguidos por la Policía Nacional.


www.agentesdeseguridadprivada.com