sábado, 28 de abril de 2012

Dos jóvenes denuncian por agresión a un vigilante de seguridad del metro en Bilbao

AHI VA OTRA NOTICIA POPULISTA DE PERIODISMO BARATO Y PROBABLEMENTE, SEGURO,  MANIPULADA PARA LLAMAR LA ATENCION Y VENDER PERIODICOS. EN ELLA SE DETALLA LO OCURRIDO A UNA PARTE OMITIENDO LAS EXPLICACIONES DE LOS VIGILANTES DE SEGURIDAD. POR COMO ESTA REDACTADA, SEGURAMENTE NI LES HAN PREGUNTADO.
SERIA INTERESANTE QUE ALGUIEN LO HICIERA, YA QUE POR LLAMAR BORDE A UNAS CHICAS NO HACE FALTA UN REFUERZO PARA REPRENDER A ESTOS "ANGELITOS".  SEGURAMENTE OCURRIRÍA ALGO MAS.  PERO CLARO,  ESO DEJARIA EN BUEN LUGAR A LOS COMPAÑEROS Y ESO NO INTERESA YA QUE LA VERDAD NO AYUDA A VENDER PERIODICOS.

La comisaría de la Er-tzaintza de Deusto recogió el pasado domingo la denuncia de dos jóvenes contra un vigilante de seguridad del metro de Bilbao. Ambos denunciantes acusan al profesional de agresión, por unos hechos que ocurrieron a las nueve de la mañana en la estación del suburbano de San Inazio. Según consta en su declaración, en la disputa se vieron envueltos cuatro jóvenes de una misma cuadrilla y siete vigilantes de seguridad. Ahora, la Ertzaintza investiga el incidente, para lo que ha solicitado a Metro Bilbao las grabaciones de las cámaras de esa estación, con el fin de aclarar el enfrentamiento entre ambos grupos.

La trifulca comenzó la mañana del pasado domingo, 22 de abril, en el interior de uno de los vagones del metro. Según relata Iñaki, un joven deustuarra de 23 años, él y tres amigos más regresaban a casa después de una noche de fiesta en Berango. "No estábamos mal, pero preferimos volver a casa en metro", explica el joven denunciante. Durante el viaje de vuelta a Deusto se acercaron a un grupo. "Eran cinco chicas más o menos de nuestra edad. Nos acercamos a hablar con ellas, para ligar, pero no les sentó bien", comenta Iñaki. Entonces, comenzó un cruce de palabras en un tono por encima de lo normal. "Nos llamaron feos y nosotros a ellas bordes, pero nada más era una discusión inocente", confirma.

Según los implicados, no fue más que una riña insignificante que no perjudicó a nadie. Sin embargo, en el mismo vagón viajaban dos empleados de seguridad del metro que, cuando el convoy paró en la estación de San Inazio, obligaron a ambas cuadrillas, chicos y chicas, a abandonar la unidad.

LA AGRESIÓN La sorpresa de los jóvenes fue mayúscula cuando descubrieron que allí les esperaban siete vigilantes más. "Había tres mujeres y cuatro hombres. Nos quedamos boquiabiertos, porque la discusión no había sido para tanto; solo estábamos vacilando", reconoce Iñaki.

Según explica, los vigilantes dejaron marchar a las chicas, mientras que a ellos les retuvieron en la estación. "No nos dejaban coger el siguiente metro para llegar a Deusto, ni nos dejaban salir de la estación. Les dijimos que nos queríamos ir a casa, pero nos empujaban para que no pudiéramos salir de la estación", reconstruye el joven.

"Igual tenían miedo de que fuéramos a recriminar su actitud a las chicas si salíamos con ellas. Si ese era su miedo, podían habérnoslo dicho y hubiésemos esperado tranquilamente un rato para salir. Pero lo que hicieron fue retenernos sin ninguna explicación", sostiene Iñaki.

Según su relato, los vigilantes continuaron reteniendo a los jóvenes sin comunicarles un motivo para ello. "Solo decían que no nos podíamos ir, como si hubiéramos hecho algo grave. Pero, tampoco nos dejaban llamar a la Ertzaintza para solucionarlo. Empezamos a discutir y entonces uno de ellos nos agredió", señala.

Según el joven, un vigilante le inmovilizó agarrándole el brazo y retorciéndolo hacia su espalda. "Me tuvo cerca de dos minutos con el brazo atrás y, mientras uno me llevaba así por las escaleras, otro me dio tres tortazos. Y a mi amigo le dieron un puñetazo en la nuez sin más, de imprevisto", resume y añade. "Además, nos pidieron el DNI y apuntaron nuestros datos. No pueden hacerlo, pero cuando les pedimos sus números de identificación y una hoja de reclamación se negaron", prosigue.

Tras el incidente, los jóvenes regresaron andando a Deusto, donde dos de ellos se acercaron hasta la comisaría de la Ertzaintza e interpusieron la correspondiente denuncia. "Aún estamos doloridos por la agresión, aunque lo peor es la humillación", concluye Iñaki.

FUENTE:  http://www.deia.com/2012/04/28/bizkaia/sucesos/dos-jovenes-denuncian-por-agresion-a-un-vigilante-de-seguridad-del-metro-en-bilbao