martes, 1 de mayo de 2012

Piden 10 años para un hombre por apuñalar al vigilante de un comercio

La Fiscalía solicita 10 años y 11 meses de prisión para un hombre acusado de acuchillar al vigilante de de un supermercado del distrito de Villaverde en 2010, después de tratar de violentar la caja registradora sin éxito.
La Sección 30 de la Audiencia Provincial de Madrid celebrará el próximo 10 de mayo el juicio al español Francisco D.H. por un delito de robo con intimidación y otro de homicidio, ambos en grado de tentativa, y una falta contra el orden público.
Según el escrito provisional del fiscal, el 5 de agosto de 2010 el procesado, condenado por varios delitos de robo y hurto entre 1995 y 1998, entró en el establecimiento Día situado en la calle de Santa Cristina, y, esgrimiendo un cuchillo de grandes dimensiones, le dijo a la cajera, Zaida Beatriz P.M.: "Abre la caja".
Como la cajera no lo hizo, el procesado trató de abrir la caja con el cuchillo que portaba y Zaida comenzó a gritar, lo que motivó la intervención del vigilante de seguridad del establecimiento, Gabriel Euclides V.O., que golpeó con su defensa al procesado.
Francisco acometió al vigilante en varias ocasiones con el cuchillo que llevaba, sin lograr alcanzarle, mientras el vigilante logró sacarlo del local.
Sin embargo, el acusado volvió a entrar en el supermercado y, con el cuchillo en la mano, se dirigió directamente a Gabriel con el ánimo de acabar con su vida y, aunque éste intentó protegerse con su defensa, le apuñaló en el brazo derecho y en el mentón.
Para evitar que nadie más saliera herido, el vigilante salió a la calle, perseguido por el procesado, que, a pesar de que Gabriel intentó protegerse con una valla de obras, le apuñaló por tercera vez, en esta ocasión en el abdomen.
Al mismo tiempo, la cajera y un cliente del establecimiento, Manuel M., salieron a la calle y pidieron socorro, por lo que el procesado salió corriendo del lugar del suceso con el cuchillo en la mano.
Mientras el vigilante de seguridad se encontraba sangrando en el suelo, la Policía salió en persecución del procesado, que advirtió la presencia de los agentes y arrojó al suelo el cuchillo que llevaba en la mano, en las inmediaciones de la calle Vieja de Pinto, donde fue detenido.
Francisco se encontraba "muy violento" y golpeó a los dos agentes que lo detuvieron, sin causarles lesiones, aunque en las dependencias policiales les dijo a los dos policías: "Cuando salga de esta, os voy a meter un tiro a cada uno en la cabeza".
El detenido se negó a que le tomaran las huellas dactilares y a que le hicieran un reconocimiento médico.
Gabriel sufrió tres heridas con arma blanca en el mentón, el antebrazo derecho y el abdomen, con una hemorragia que le afectó al bazo y que requirió una intervención quirúrgica inmediata.
El fiscal solicita que el procesado indemnice al vigilante de seguridad 22.200 euros por las heridas y las secuelas padecidas, además de imponerle una multa de 720 euros.


FUENTE:    http://www.elmundo.es/elmundo/2012/05/01/madrid/1335874876.html