martes, 19 de junio de 2012

El sudor impregnado en unos guantes delata al tercer ladrón de Logista

El sudor impregnado en unos guantes de látex ha sido clave para justificar la condena del tercer detenido por el robo de Logista. Los dos primeros acusados ya fueron penados meses atrás con 8 años de cárcel, un castigo que se repite en la sentencia que acaba de ser publicada. La sección primera de la Audiencia de Badajoz ha sido la encargada de juzgar a Marian G., un ciudadano rumano de 38 años de edad que fue arrestado por el Cuerpo Nacional de Policía por su presunta relación con el asalto a la empresa que distribuye el tabaco en la provincia de Badajoz.
Ese delito fue perpetrado el 20 de agosto de 2010 en las instalaciones que Logista tiene en el polígono industrial El Nevero, que está en Badajoz. Los delincuentes agredieron al vigilante y lo metieron en el maletero de un coche, donde permaneció hora y media. Se llevaron más de 70.000 euros en tabaco y unos meses después fueron arrestadas tres personas por su presunta relación con los hechos.
El último en sentarse en el banquillo fue Marian G., cuya participación en los hechos ha sido probada con dos elementos muy diferentes: una carta manuscrita dirigida al juez instructor donde describe y reconoce su participación en los hechos (en el juicio negó ser el autor) y unos restos de sudor localizados en unos guantes.
Esa segunda prueba fue localizada durante la mañana siguiente al robo en el descampado que hay cerca de la nave. Rápidamente se envió a los laboratorios que la Policía tiene en Madrid y las muestras de ADN obtenidas fueron contrastadas con el perfil genético del ahora condenado, cuyo ADN ya constaba en los registros policiales porque había sido obtenido tras verse involucrado en un robo similar.
Finalmente, el tribunal le ha impuesto una condena de 8 años de cárcel: cinco por un delito de robo con intimidación con uso de instrumentos peligrosos, en concurso con un delito de detención ilegal, y tres años más por un delito agravado de lesiones. El condenado debe indemnizar al vigilante de seguridad agredido con 8.760 euros; a Logista, con casi 80.000 euros; y a Segurex, con 4.500 euros. La sentencia puede ser recurrida ante la sala II del Supremo.


FUENTE:  http://www.hoy.es/v/20120619/badajoz/sudor-impregnado-unos-guantes-20120619.html