martes, 3 de julio de 2012

Algunos consejos para evitar que los cacos visiten nuestra casa durante las vacaciones.

Salimos contentos para estrenar nuestras vacaciones y puede pasar que el regreso sea una mala noticia, no solo por el fin del descanso, sino porque encontremos que en nuestra ausencia la casa ha recibido la visita de los cacos. Obviamente, el verano es la época preferida de los ladrones para asaltar viviendas en las ciudades, ya que aumenta la probabilidad de hallarlas vacías.
Según Prosegur, el mes de mayor actividad es julio, cuando se alcanzan las 3.000 señales de alarma al día. El momento preferido por los asaltantes para entrar a robar es sobre las 19.30 horas, según los datos de ADT, empresa especializada en sistemas de alarmas.
Los datos del Ministerio del Interior, indican que los robos con fuerza en viviendas bajaron en 2011 respecto a 2010. Concretamente, hubo un descensos de casi el 10%, pasando de 111.656 robos a 100.779 el pasado año.
Unos cuantos consejos útiles
Que parezca que hay gente: Hay dispositivos electrónicos que mediante un temporizador encienden las luces, la televisión u otros aparatos. Otra opción es no dejar las persianas totalmente bajadas o dejar ropa tendida.
Cuidado con las redes sociales: Hay que ser muy discreto y evitar poner en Facebook o en Twitter nuestros planes vacacionales.
El vecino, de gran ayuda: Contar con una persona de confianza que viva cerca siempre viene bien para alertar si detecta ruidos o movimientos extraños en la casa.
Nada de objetos de valor Dinero, joyas y otras cosas valiosas es mejor no dejarlas a la vista. Lo mismo que cuentas bancarias y tarjetas. Lo idóneo es meterlo todo en una caja fuerte.
Recoger el correo: Intentar que alguien recoja la correspondencia para evitar que se acumule, pues es una clara señal de una ausencia prolongada para los ladrones.

No dejar copias escondidas: Macetas y felpudos son los lugares más comunes para esconder las llaves. Los ladrones lo saben. Tampoco es bueno poner en el llavero la dirección de su piso.

Bajar el timbre del teléfono: Un teléfono que no para de sonar durante todo el día es señal de casa vacía.
Además de estos sencillos consejos, se pueden tomar medidas más concretas, pero que suponen una inversión. Podemos instalar rejas y dobles cierres en las ventanas a las que se pueda acceder desde fuera. Tampoco está de más instalar una puerta blindada o reforzar la que tengamos con candados o cierres suplementarios.
El cierre de las ventanas correderas y las persianas se puede reforzar con barras que impidan su desplazamiento desde el exterior. Finalmente, se pueden contratar los servicios de una central de alarmas conectada con la policía.

FUENTE:  http://www.20minutos.es/noticia/1525303/0/consejos-evitar-cacos/visiten-casa/en-vacaciones/