lunes, 23 de julio de 2012

Interior reubica 1.400 escoltas en seguridad ciudadana y lucha contra el crimen


La Dirección General de la Policía reubicará a más de 1.400 agentes que se dedicaban a funciones de protección tanto de edificios como de personalidades a tareas de seguridad ciudadana y lucha contra el crimen, en aplicación del plan de reubicación de escoltas iniciado por el Ministerio del Interior.
Estos agentes, ha informado hoy Interior en un comunicado, se adscribirán en los próximos días a los servicios de radiopatrullas, la nueva Unidad de Investigación Tecnológica (UIT) o grupos de lucha contra el crimen organizado, aunque está por determinar cuántos efectivos se destinarán a cada uno de ellos.
De momento, la Brigada Móvil -unidad especializada de prevención del delito en medios de transporte- se reforzará con más de cien policías, algunos de ellos hasta ahora en tareas de protección- con el objetivo de "fortalecer la seguridad" tanto del transporte terrestre (autobuses urbanos, interurbanos, líneas de metro y ferrocarril) como el aéreo y marítimo.
Con este refuerzo, que coincide con un mayor flujo de viajeros con motivo de las vacaciones estivales, la plantilla de esta brigada pasará a estar integrada por unos 640 policías distribuidos en la Unidad Central de la Comisaría General de Seguridad Ciudadana.
Además, la Brigada Móvil cuenta con trece unidades periféricas en Madrid, Barcelona, Granada Málaga, Oviedo, Sevilla, Algeciras, Valencia, Alicante, Valladolid, Burgos, A Coruña y Zaragoza, a las que se sumará Mérida, tal y como ha propuesto la Dirección General de la Policía.
La incorporación a esta brigada de los policías que anteriormente desempeñaban tareas de protección forma parte del plan de reubicación de escoltas iniciada por Interior en el mes de marzo y que se ha desarrollado en diferentes fases tras analizar el nivel de riesgo de cada una de las personas protegidas.
Con la puesta en marcha de este programa, y según los datos facilitados por Interior el pasado 25 de junio, 697 personas mantienen protección mientras que la plantillas de escoltas queda integrada por 1.456 efectivos, de los que 1.091 pertenecen a los cuerpos de seguridad y 365 a la seguridad privada.
Antes de la aplicación del plan, la plantilla era de 2.890 efectivos, de los que 2.101 correspondían a agentes de las Fuerzas de Seguridad y 789 a empresas de seguridad privada, que eran sufragados por la Administración General del Estado.
Enmarcado en este plan, a principios del mes de julio el titular de Interior, Jorge Fernández Díaz, también ordenó retirar la escolta a la mayoría de los cargos protegidos mientras disfruten de vacaciones o estén de viaje no oficial al extranjero, salvo en casos excepcionales como los miembros del Gobierno.
La instrucción dada afecta a todos los cargos que gozan de protección, a excepción de aquellos que por su condición deban mantener la escolta en todo momento.
Interior justifica la puesta en marcha de este plan de reducción de escoltas por el fin de ETA y por el hecho de que la mayoría de las protecciones, una vez activadas, jamás se desactivaban, lo que ha motivado que el número de protegidos y escoltas se hubiese incrementado "inexorablemente" en los últimos años.