lunes, 9 de julio de 2012

Piden diez años al portero de una sala de ocio por matar a un cliente

La Fiscalía pide que el vigilante de seguridad de una sala de fiestas de Catarroja sea condenado a diez años de prisión por matar a un cliente con un golpe en la cabeza. La víctima cayó desplomada al suelo tras recibir el puñetazo. La familia del fallecido, que tenía 36 años cuando ocurrieron los hechos, reclama que el acusado cumpla una condena de 15 años de prisión. Los familiares, que están siendo representados por la abogada Cristina Tébar, aseguran que el agresor tenía conocimientos en técnicas de lucha.
Los hechos ocurrieron sobre las dos de la madrugada del 9 de abril de 2005. La víctima fue con un amigo a la sala de fiestas de Catarroja donde trabajaba el acusado como vigilante de seguridad. Según recoge el escrito de acusación del fiscal, el imputado se acercó al amigo del fallecido y le recriminó que se acercara a su novia. Los dos se citaron en el aparcamiento y continuaron discutiendo. En un momento determinado de la discusión se acercó la víctima para ver lo que ocurría.
Malas formas Según la Fiscalía, el acusado le dijo de malas formas que «se largara de allí». En ese momento, el procesado presuntamente le dio un puñetazo en la cabeza. El hombre cayó desplomado y se golpeó la cabeza contra el suelo.
La víctima empezó a sangrar y fue trasladada al hospital. El hombre falleció una semana después de la agresión. La fiscal del caso considera que los hechos son constitutivos de un delito de homicidio y reclama que el acusado indemnice a la familia del fallecido con 125.000 euros. Según precisa el escrito de acusación de la familia, el hombre murió como consecuencia de las lesiones intracraneales.
El asunto se iba a juzgar en un primer momento como una falta. Sin embargo, la familia estuvo pleiteando en los juzgados al considerar que los hechos eran constitutivos de un delito de homicidio. Incluso contrataron al detective privado Juan de Dios Vargas para recabar pruebas que acreditaran la gravedad de la agresión y demostrar que «el vigilante era consciente de lo que hacía». El caso va a ser juzgado en los próximos meses en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Valencia. La acusación particular pide una indemnización de 200.000 euros.

FUENTE:  http://www.levante-emv.com/sucesos/2012/07/08/piden-diez-anos-portero-sala-ocio-matar-cliente/919060.html?utm_medium=rss