martes, 21 de agosto de 2012

Fracasa el proyecto para que 15 estudiantes de seguridad patrullen en el somatén de Alcarràs


El proyecto para que un grupo de 15 estudiantes de seguridad realizara sus prácticas en el somatén de Alcarràs se ha abortado antes ni siquiera de que empezara a funcionar. Las primeras patrullas debían comenzar el pasado miércoles, pero el criminólogo y profesor impulsor de la iniciativa, Jordi Palau, decidió retirarse de la iniciativa al considerar que "no resultaba viable". Ante esta renuncia, el somatén de payeses de Alcarràs decidió no seguir adelante con la propuesta.
Hace pocos días se conoció que los estudiantes estaban recibiendo un curso de vigilantes de seguridad para hacer las prácticas en el somatén creado por los payeses de Alcarràs (Segrià) para reducir los robos en el campo. Palau, que fue responsable de la policía local de les Borges Blanques y ejerce actualmente como Mosso d'Esquadra, explicaba que la decisión se tomó en una asamblea convocada a principios de mes, en la que se "constató el incremento progresivo de los robos. Por eso, los miembros del somatén de Alcarràs decidieron plantear una alternativa pionera en el ámbito de la seguridad".
Desde la patrulla de Alcarràs se quiso dejar claro en todo momento que se trataba de "una colaboración desinteresada por parte de una quincena de personas que están realizando un curso de vigilantes de seguridad y que se han ofrecido para hacer prácticas gratuitas a cambio de adquirir experiencia profesional". Así lo aseguraba uno de los impulsores del somatén de Alcarràs, Manel Ezquerra.
Las tareas de vigilancia tenían que haber empezado en las propiedades privadas cercanas a las explotaciones agrícolas donde los agricultores de Alcarràs han notado un crecimiento de los robos. Mientras, los payeses se comprometían a validar las prácticas realizadas por los estudiantes de seguridad. Además, éstos ya habían firmado un documento que exoneraba de cualquier responsabilidad a los responsables del somatén.
Ante la irrupción de este fenómeno, las organizaciones agrarias reclaman al Govern que ejerza sus responsabilidades y "ponga los medios necesarios para vigilar las propiedades del ámbito rural". Después de que la Administración catalana bendijera este tipo de reacción ciudadana, a los payeses les llovieron las críticas tras una persecución a un ladrón que acabó de forma trágica en la localidad de Maials.