jueves, 3 de mayo de 2012

Ladrones disfrazados de operarios y butroneros saquean los polígonos

Las 80 empresas del polígono III de Moncada volverán a implantar un sistema de seguridad privada tras prescindir del mismo por la crisis en el mes de febrero. Desde entonces, la falta de vigilantes les ha salido cara. Cuatro asaltos, uno de ellos con siete butrones en una misma empresa, les han convencido de que la seguridad privada, hoy en día, resulta prácticamente imprescindible.

«Estamos contactando con todas las empresas de nuevo para implantar otra vez la vigilancia. Muchas habían dejado de pagar las cuotas por la crisis, porque un gasto así es muy elevado, pero al final resulta necesario», explican desde la Asociación de Empresarios Moncada y Alfara (Aemon).

La empresa Julián Mínguez S.L. fue objeto en marzo, pocos días después de eliminarse el servicio, de siete butrones, todos ellos hechos en una misma noche. «El destrozo que nos hicieron fue impresionante. Entraron por el techo del comedor para evitar los sensores de la alarma, hicieron un agujero hacia el vestuario, luego se deslizaron por la pared hasta el baño y luego al almacén. Tuvieron tiempo hasta de abrirse unas latas en la cocina y tomarse algo», explican fuentes de la empresa.

Sin distinción

Esto es lo que sucede en polígonos sin vigilancia pero tampoco se libran los que la tienen las 24 horas del día. «Están entrando en todos, lo que nos da una idea de la situación que atraviesan los que no pueden costearse este servicio. Estamos en contacto permanente con la policía y la Guardia Civil y la vigilancia se refuerza pero la oleada de robos y hurtos, lejos de disminuir, está aumentando en el área metropolitana», recalcan desde la Federación de Parques Empresariales de la Comunidad Valenciana (Fepeval).

Macro polígonos con vigilancia privada las 24 horas, los 365 días del año, están dentro del club de los agraviados. «Se llevan trapas de alcantarilla, imbornales (el otro día los vigilantes interceptaron una furgoneta que llevaba una docena), roban las hornacinas de conexión eléctrica en las vallas y hasta tomas de tierra, con el peligro que eso supone para el que la sustrae, lógicamente, y para los empleados que trabajan sin saber que ya no la tienen», aseveran desde la Asociación de Empresas del Polígono Industrial Fuente del Jarro (Asivalco).

Los negocios de la zona han visto, incluso, cómo ladrones disfrazados de operarios se dedican a hacer de las suyas en las instalaciones a plena luz del día. «Ha habido casos de personas que van en furgoneta con una radial serrando andamios metálicos y todo lo que pueden», cuenta un afectado.

Normalmente, el material que se llevan para vender en las chatarrerías sólo les aporta unos cuantos euros, mientras los gastos de reparación y reposición que deben asumir las empresas es «un dispendio muy importante y más en estos tiempos de crisis».

Desde el pasado 13 de marzo los empresarios de Fuente del Jarro han denunciado un total de cinco incidentes. El problema de contratar un servicio de vigilancia privado es el coste. «Muchas entidades gestoras de los parques empresariales no pueden disponer de un servicio de vigilancia por su elevado gasto mensual pero estamos llegando a un punto en que no se trata ya de evitar robos, que también, sino de velar por el mantenimiento y conservación de las propias infraestructuras», destacan.

Y es que la colaboración de los propietarios de las empresas con las fuerzas de seguridad es «siempre una constante y se ha reforzado la vigilancia, es cierto, pero a veces eso no es suficiente».

En el polígono III de Moncada, además de organizarse para reimplantar en breve la vigilancia privada, se han 'blindado' con el cierre de caminos rurales que permitían acceder a las zonas industriales. «El Ayuntamiento ha cerrado estas entradas irregulares que dificultaban el control y suponían un punto negro en seguridad», recalcan desde Aemon. Pero, como más vale prevenir que lamentar, ya se trabaja para instalar, lo antes posible, una caseta de vigilancia.

FUENTE:  http://www.lasprovincias.es/v/20120503/valencia/ladrones-disfrazados-operarios-butroneros-20120503.html