viernes, 1 de junio de 2012

Juzgan a un agente de policía acusado de abusar de dos inmigrantes


La Audiencia Provincial de Madrid juzgará la próxima semana a un agente de la Policía Nacional acusado de abusar sexualmente de dos emigrantes bajo la amenaza de expulsarlas de España, y que pudo ser detenido después de que una de ellas le reconociera nueve meses después.
Se trata de Antonio I.S., quien se sentará en el banquillo de los acusados con una petición por parte del fiscal de 16 años y diez meses de prisión e inhabilitación durante el mismo tiempo por un delito de agresión sexual y dos de abuso sexual.
En su escrito provisional, el Ministerio Público sostiene que el procesado, de 40 años, subinspector del Cuerpo Nacional de Policía con destino en el Ministerio de Presidencia, se encontraba libre de servicio el 16 de junio de 2010 y en la confluencia de las calles Piñeiro y Aranjuez, en el barrio madrileño de Tetuán, abordó a María Margarita S.G., de origen venezolano.
La mujer, de 31 años, se encontraba en situación irregular y el policía le dijo que tenía que ir a su domicilio para recoger sus cosas y proceder después a su expulsión automática del país.
Una vez en el piso de la mujer, el procesado la obligó a ponerse un vestido de fiesta y abusó sexualmente de ella, dejándola con la amenaza de que no le denunciara o daría a conocer su situación irregular.
Nueve meses después, el 21 de marzo de 2011, cuando María Margarita hacía unas compras en la calle Bravo Murillo, el procesado, sin reconocerla, le sacó su placa policial para pedirle su documentación pero ella le identificó como su agresor y pidió auxilio a un vigilante de seguridad de una tienda.
Tras personarse una patrulla de la Policía Municipal, el acusado, que según el escrito del fiscal padece un trastorno mixto de la personalidad con rasgos esquizoides y compulsivos que afecta levemente a su capacidad volitiva, fue detenido.
Asimismo, entre las dos fechas anteriormente citadas, el procesado también abusó presuntamente de otra mujer el 7 de marzo de 2011, estando fuera de servicio.
Ese día, cerca de su casa ubicada en la calle San Raimundo, en el mismo barrio de Tetuán, se acercó a la ecuatoriana Miriam Elena S.T., de 24 años, y le exigió su documentación.
Tras entregarle ella un justificante expedido por una comisaría ya que había denunciado la sustracción de su documentación, Antonio le dijo que no era suficiente y la obligó a que le llevara hasta su casa.
Al ver en el interior de la casa a la madre de la joven, Lucía María T.C., de 45 años, que estaba dando el pecho a un bebé, el agente decidió dejar libre a Miriam Elena y tocó los pechos a la primera.
Ante la insistencia de Lucía María para que abandonara la vivienda, el agente se marchó dejando escrita una falsa identidad policial.

FUENTE:  http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=1181067