domingo, 29 de julio de 2012

El informe policial califica de infracción grave el traslado de obras del Thyssen


l informe que la Policía Nacional realizó, a raíz del traslado sin seguridad privada de los cuadros de la actual exposición temporal del Museo Carmen Thyssen de Málaga, señala que se pudo cometer una infracción «grave» en relación a la legislación vigente sobre el transporte de obras de arte.
Así consta en el documento emitido el pasado 3 de mayo por el Ministerio del Interior, después de la denuncia interpuesta por los agentes de la brigada provincial de Seguridad Privada de la Policía Nacional, y al que ha tenido acceso EL MUNDO de Málaga.
Tras la inspección de la llegada de los cuadros desde el Thyssen de Madrid a Málaga el 21 de marzo, «se desprende la existencia de un transporte de obras de arte no acorde a las medidas de seguridad especificadas en la Orden INT/314/2011, de 1 de febrero, sobre la Vigilancia y protección del transporte de fondos, objetos valiosos o peligrosos».
Asimismo, se reseña qué «tanto el Museo Thyssen de Madrid, como el Museo Thyssen de Málaga, tienen sendos departamentos de seguridad, los cuáles tienen la obligación legal de conocer y aplicar la actual normativa de seguridad privada». A continuación, se apunta que tales hechos «pudieran dar lugar» a una infracción tipificada como «grave».
La vulneración de los artículos que se citan en el documento con esta calificación podría conllevar multas de hasta 30.050, 61 euros, según se contempla en la legislación vigente en esta materia.
La inspección del traslado de arte se realizó, si se sigue el mismo documento, una vez que el entonces director de Seguridad del Thyssen malagueño, José Luis Zambrano, le comunicara a la Unidad Provincial de Seguridad Privada de Málaga, «en cumplimiento de lo estipulado» en las leyes vigentes, «la llegada al museo el 21 de marzo de diversas obras de arte procedentes del Museo Thyssen de Madrid valoradas en 64.370.000 euros, indicando los vehículos y conductores que realizarían el transporte».
En los últimos párrafos del informe de la Policía se señala que éste y el relato de los hechos se trasladaban a la Subdelegación del Gobierno en Málaga, para efectuar las actuaciones pertinentes y «averiguar qué museo contrató dicho transporte y si en las cláusulas del contrato suscrito entre ambos, figuraba si el traslado de los cuadros debía adecuarse a la Orden».
Tras la apertura de un expediente, la Subdelegación del Gobierno central en la provincia no se ha pronunciado de forma definitiva sobre este asunto. Según aseguran las fuentes de la institución consultadas por este periódico, el expediente abierto contra el Museo Thyssen «se encuentra aún en las actuaciones previas, y se sigue recabando información al respecto dentro de la investigación abierta».