domingo, 5 de agosto de 2012

Dos vigilantes facilitan la visita turística al castillo

Dos guardas jurados permiten mantener abierto el castillo de Monterrei a los turistas todos los días de la semana. Hasta ahora, la fortaleza permanecía cerrada los lunes y martes por descanso del único guía que se encarga de atender a los visitantes. Con esta medida, los nuevos operarios también evitan el cierre de las instalaciones al mediodía, algo que venía sucediendo desde hace años para que la encargada de las instalaciones pudiera comer en su casa.
Los dos vigilantes están operativos desde el pasado mes de junio y se encargan de abrir las instalaciones y atender a los turistas los lunes y martes (los días de descanso de la guía), a la que sustituyen a diario entre las 12.00 y las 16.00 horas.
El alcalde de Monterrei, José Luis Suárez Conde, se mostró ayer satisfecho con la iniciativa, dado que a su entender redunda en la promoción de la fortaleza cara al resto del mundo. 'Con este sistema, el castillo está abierto continuamente cuando antes teníamos que cerrarlo por falta de personal para atender a los visitantes', aseguró. El cierre de las instalaciones generaba quejas en el Concello prácticamente a diario, sobre todo durante los meses de verano.
Los dos vigilantes fueron contratados por la Xunta y forman parte del plan de mejora de la fortaleza iniciado el pasado mes de marzo con una partida de 60.000 euros, dinero que sirvió para cambiar parte de la cubierta del Palacio (estaba muy deteriorada y se registraban filtraciones de agua en los días de lluvia), desbrozar la maleza que cubría los accesos e instalar una valla de madera a lo largo de una ladera para evitar posibles accidentes entre los visitantes, dado que corrían el riesgo de caerse. También han sido selladas varias ventanas que carecían de protección.
ACTOS VANDÁLICOS
Los vigilantes, además de atender a los turistas cuando no hay guía turística, se encargan de custodiar el conjunto arquitectónico durante las noches de los fines de semanas para evitar actos vandálicos (pintadas y roturas de cristales y puertas). José Luis Suárez Conde recordaba ayer que el recinto de la fortaleza atrae de noche a numerosos visitantes, la mayoría vecinos de la comarca que se desplazan a la zona en coche. Según sus propias palabras, parte de ellos abandonan el lugar sin causar ningún tipo de daños pero otros ocasionan todo tipo de destrozos que hasta el momento se hacía imposible evitar por falta de personal.
La Xunta también se comprometió el pasado mes de marzo a instalar cámaras de seguridad para controlar a los vándalos pero los aparatos aún no fueron colocados. Eso sí, en la Consellería de Cultura aseguraban ayer que se está trabajando en la puesta en marcha de varias iniciativas culturales a desarrollar en el recinto medieval durante los meses que resta de veran

FUENTE :  http://www.laregion.es/noticia/218984/vigilantes/facilitan/visita/turistica/castillo/